La Asociación del Personal Universitario (APU) expresó su más enérgico repudio contra la violencia sobre las mujeres desde abusos, maltratos hasta el femicidio.

Por esta razón, presentó una nota ante el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Mar del Plata para que este cuerpo lo apruebe como declaración en contra de la violencia de género y para que convoque a la concentración organizada para el miércoles 3 de junio, a las 17 horas, en la intersección de las calles San Martín y Mitre, en el marco de la campaña nacional que se desarrollará en distintas ciudades del país, bajo la consigna #NiUnaMenos.

La iniciativa fue tratada por el órgano colegiado, integrado por representantes de todas las Facultades de la Universidad, y fue aprobada por unanimidad.

Para facilitar la participación en la marcha, el Consejo Superior dictó un asueto a partir de las 16:30 horas del día de la actividad.

“Creemos que para cualquier gobierno debería ser prioridad garantizar con políticas concretas los derechos de las mujeres, porque la lucha se demuestra en acciones que aún siguen siendo insuficientes para enfrentar la violencia de género, la trata, la desigualdad laboral- porque las acciones se traducen en recursos y vemos día a día que ellos no alcanzan”, expresaron desde APU.

Más adelante, señalaron que “pese a los denodados esfuerzos desinteresados llevados adelante por organizaciones, asociaciones, ONGs, y desde el lugar que ocupan cada una de las mujeres, el estado no tiene una política integral que permita hacer frente a los flagelos a los que están sometidas las mujeres”.

El tema de la violencia contra las mujeres debería ser considerado tema prioritario en la agenda de nuestros gobernantes, pero vemos con desdén que ello no es así”, insistieron.

En ese aspecto, reconocieron que la ley 26.485, de Protección Integral a las Mujeres, representó un avance importante en materia legal pero no se tradujo en un cambio significativo en la prevención y erradicación de la violencia.

La necesidad de que se apliquen las leyes existentes, su reglamentación y la implementación de políticas públicas es solo una parte del tratamiento del problema.

“Denuncias, marchas, congresos, leyes, hojas y hojas de discursos. Pero al cerrarse la puerta aparecen las sombras, los insultos, los golpes, los desprecios, la cobardía. Detrás de la puerta las marchas no las cuidan, las leyes no las protegen, los discursos no son más que palabras…”, reflexionaron.

“El arraigo cultural, la justificación machista que transfiere la responsabilidad sobre las víctimas, la sombra de sospecha sobre sus acciones, su forma de vestir, sus relaciones, el algo habrán hecho, implícito en algunas lecturas de los casos, como una sombra que circunscribe nuestra historia para justificar a los violentos, nos debe poner en alerta sobre la dimensión de lo que enfrentamos”, destacaron en un tramo de la declaración.

Hoy queremos acompañar a nuestra compañera Anahí en este reclamo de justicia, y en ella a todas las mujeres que levantan su voz y a las que aún silencian, y convocar a la movilización que realizará en simultáneo en Buenos Aires, Mar del Plata, Chivilcoy, Córdoba, Tucumán, Tierra del Fuego, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Neuquén, Salta y Santa Rosa”, finalizaron.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: