Se llama Sofía Aguilar y desde hace dos años vive en una localidad cercana a Hamburgo, en Alemania, junto a su marido alemán y su pequeño hijo Isidro, de 18 meses.

La pareja se conoció un verano en Pinamar y lo que empezó como una historia de amor se transformó en una pesadilla de violencia de género y pedofilia. Es que Sofía descubrió que su esposo, Murat Aksular, forma parte de una red de pedófilos.

De acuerdo al relato de la propia Sofía a través de su cuenta de Facebook, todo se desencadenó cuando encontró en Isidro rasguños en su espalda y la cola muy roja. A raíz de los dolores que evidenciaba el pequeño decidió llevarlo al médico pero habrían ignorado la consulta.

A partir de allí, madre e hijo se vieron envueltos en una pesadilla. A ella le quitaron el pasaporte de su hijo, la obligaban a tomar pastillas y en las últimas horas la separaron de su hijo. Mientras que el pequeño Isidro habría sido víctima de reiterados abusos por parte de amigos de Murat.

La familia de Sofía vive en Batán e iniciaron una campaña para tratar de rescatar a ambos.

De acuerdo a lo señalado por la propia Sofía, habría acudido a la Embajada Argentina pero no recibió ningún tipo de ayuda.

En Mar del Plata, diferentes organismos municipales entre los que se encuentra la Oficina de Derechos Humanos y la Delegación de Batán se reunirán en las próximas horas para analizar de qué manera pueden ayudar a la joven marplatense.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: