Se trata del Jardín de Infantes 901 “Tambor de Tacuarí” ubicado en Magallanes y Juana Manso.

Desde esta semana, las autoridades del establecimiento provincial resolvieron una reducción horaria de clases, a raíz de la existencia de pérdidas de gas en varios sectores del edificio.

Esta situación se suma a otros inconvenientes que el señero jardín, fundado hace más de 60 años, viene padeciendo en el último tiempo.

Inicialmente la estructura edilicia era un casco de una estancia que fue modificado para adaptarlo a las necesidades de un establecimiento educativo como lo es hoy.

Un grupo de padres se concentró, este miércoles, en la puerta de la institución para manifestar su malestar y preocupación por lo que sus hijos están padeciendo.

En tal sentido, comentaron que hace un mes atrás se debieron clausurar los salones de la Dirección y de una de las salitas, ya que se vencieron los pisos y tienen problemas con las paredes.

A esto se le agrega que uno de los paredones que delimita el predio debió ser arreglado porque había riesgo de que se derrumbara.

Sin embargo, los trabajos no fueron hechos correctamente y la inspectora no dio la autorización para que se pueda transitar por ese sector del amplio parque con que cuenta el jardín hasta tanto no se lo repare como corresponde.

En cuanto a los problemas con el gas, un profesional matriculado determinó varias pérdidas, una de ellas en la sala de 3 años.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: