Autopartes, tubos de gnc, colchones, inodoros y demás desperdicios, fueron retirados por personal de Obras Sanitarias del cauce del arroyo Las Chacras en un operativo de rutina que tiende –fundamentalmente- a liberar de taponamientos no sólo sumideros sino también el trazo que hacen los arroyos en orden a evitar episodios de posibles inundaciones ante fuertes lluvias.

El accionar del Área Pluviales de la empresa que preside el ingeniero Mario Dell Olio hizo eje en esta oportunidad en el arroyo Las Chacras, sobre Namuncurá y William Morris en el barrio General Pueyrredón, aunque en la misma ruta se contempló la semana pasada a Peralta Ramos Oeste, donde los operarios trabajaron sobre Canosa y Ortíz de Zárate.

“Hay un cronograma de trabajo que se cumple a rajatabla –afirmó Dell Olio-. Sin embargo acá hay una cuestión que nos excede y que tiene que ver con el accionar desaprensivo de quienes, sin medir consecuencias, arrojan todo tipo de desperdicios en la operatoria pluvial ocasionando los trastornos que a la postre derivan en focos inundables”.

Se trata no sólo de tomar conciencia sino también de ser solidarios. Todos debemos entender el peligro –por ejemplo- que representa en cada barrio dejar residuos en sitios que puedan ser arrastrados por la escorrentía hasta las bocas de tormenta, retardando y hasta impidiendo el escurrimiento. Si esto ocurre se pierde nivel de confort en calzadas, veredas y en casos el agua puede ingresar a los domicilios”, agregó.

Operatoria permanente

En días sin lluvia el sistema pluvial recepciona y transporta hasta los puntos de vuelco. Vale recordar que los cauces de los arroyos forman parte del sistema de escurrimiento pluvial.

Todo líquido que escurre por las calzadas, arrastrando algunos de los sólidos que encuentra en su camino, se introduce por las bocas de tormenta al sistema pluvial.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: