El Consorcio Portuario Regional Mar del Plata recibió la propuesta del plan de gestión ambiental. En una inversión conjunta las empresas proyectan una planta de biodigestión para procesar desechos orgánicos.

El presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Jorge Hidalgo, recibió de manos de los responsables de empresas elaboradoras de harina de pescado los detalles del plan de obras con el que buscarán optimizar resultados en pos de controlar y reducir efluentes líquidos y gaseosos generados durante tratamiento de desechos de la industria pesquera.

Las firmas Coomarpes y Agustiner, ambas con sus establecimientos en jurisdicción portuaria, anticipan una inversión de casi 20 millones de pesos para el desarrollo conjunto de una moderna planta de biodigestión anaeróbica que requiere tecnología de última generación, promete una eliminación casi total de los desechos y al mismo tiempo un aprovechamiento de gases que alimentarán calderas y/o generarán electricidad.

“Nos comprometimos a ordenar la actividad y hemos encontrado una positiva, saludable y pronta respuesta de estas firmas que decidieron afrontar una importante inversión para que sus industrias minimicen el impacto ambiental sobre nuestro puerto y zonas cercanas de la ciudad”, señaló Hidalgo, que ha ocupado del tema y en los últimos meses mantuvo reuniones periódicas con responsables de ambas empresas.

reunión harineras 1 (Custom)

La presentación de esta propuesta se concretó durante una reunión de la que también participaron el presidente de Obras Sanitarias Sociedad de Estado (OSSE), Mario Dell Olio, y el gerente de Calidad del organismo, Marcelo Scagliola; Darío Sócrate en representación de la subsecretaría de Pesca de la Nación, Daniel Sosa por la Dirección de Pesca bonaerense y Carlos Galarza por el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS).

Agustín Galli, director de Agustiner, y Rubén Burkhard, gerente de Coomarpes, recordaron que Hidalgo, en nombre del Consorcio, les había pedido “un esfuerzo máximo” para que la industria harinera colabore con “un pleno resguardo del medio ambiente”. Por eso destacan que trabajaron “rápida y diligentemente” en la elaboración de un plan de gestión ambiental que contempla una planta de biodigestión que asegura un mejor tratamiento de los efluentes líquidos de esta actividad.

Dell Olio destacó que ya se han logrado avances durante los últimos años en cuanto a reducción de desechos líquidos de esta industria y dio el visto bueno al proyecto presentado por las harineras para dar “un necesario salto de calidad” en el proceso de tratamiento de los residuos de pescado.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: