El juez de Ejecución Penal N°2, Juan Sebastián Galarreta, se encuentra en el ojo de la tormenta por haberle otorgado el beneficio de salidas transitorias a un detenido que protagonizó un violento asalto al Hospital Privado de Comunidad.

El beneficiado se llama Diego Armoa Reyes (36) quien fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de un policía y a raíz del fallo del magistrado podía salir de la UP 15 de Batán todos los jueves.

Cabe destacar que los especialistas del Servicio Penitenciario no avalaron esa medida tendiente a resocializar al condenado por sus reiteradas faltas de disciplinas.

En declaraciones a Teleocho Informa, el juez Galarreta defendió su postura y los alcances del beneficio de las salidas transitorias.

El otorgamiento de este derecho no es caprichoso ni automático, se deben cumplir con dos condiciones como son llegar a la mitad de la condena y la conducta, este última factor indispensable”, explicó.

El magistrado aclaró que la salida transitoria se debe cumplir en el domicilio y tiene por objetivo afianzar los vínculos con la familia, “para que una vez que se reintegre definitivamente sea en la mejor forma posible y uno de los factores esenciales al efecto es el acompañamiento familiar”.

Ante el reciente caso del HPC y el riesgo latente a que los internos que gozan de este beneficio vuelvan a delinquir, Galarreta se defendió al expresar que “no podemos hacer futurología ni estar en la cabeza de cada interno, el Estado basado en estos datos objetivos le otorga esta posibilidad que es un derecho que la legislación ha incorporado respondiendo a directrices que emanan, entre otros organismos, de Naciones Unidas que establece la necesidad de la reincorporación anticipada al medio libre en pro de lograr la mejor re vinculación”.

No obstante, insistió en señalar que “esa posibilidad no es certeza, el Estado hace una apuesta y luego el sujeto va adecuarse a las condiciones impuestas en virtud de este derecho otorgado y estará en él cumplirla o no”.

Por último, el juez Galarreta manifestó que “hace siete años que trabajo en juzgados de ejecución y no he tenido mayores inconvenientes, es decir, que algún sujeto se haya apartado y haya incurrido en un delito no quiere decir que sea un instituto que no funcione”.

1 Comentario

  1. ESTOY VIENDO EN ESCUCHANDO EN TN, A ESTE JUEZ GALARRETA Y EN VERDAD ES UNA VERGUENZA COMO JUEZ Y COMO PERSONA, DEBERIAN LOS HABITANTES DE MAR DEL PLATA JUNTAR FIRMAS Y DESTITUIRLO. MUEVANSE SEÑORES Y DEFIENDAN A ESTAS MUJERES VICTIMAS DE DOBLE ATROPELLO.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: