Carlos Rozanski, presidente del Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata, fue invitado por los integrantes del Frente Marplatense y la Agrupación Por los Principios Sociales y participó de un encuentro realizado en el Espacio Unzué sobre la problemática del abuso sexual infantil.

De la conferencia que llevó como título “hacia una Justicia que no lastime”, la mesa estuvo coordinada por el docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata y titular de la Dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad, José Luis Zerillo y se completó con Denisa Martini de la agrupación Por los Principios Sociales y el presidente de Acción Marplatense, Santiago Bonifatti.

El candidato a primer concejal por el Frente Marplatense, Santiago Bonifatti afirmó que “del cien por cien de las denuncias sobre abuso sexual infantil, solo el tres por ciento se resuelve; si pensamos que hay un universo de denuncias que ni siquiera se realizan estamos hablando de una problemática que continúa oculta y que todavía la Justicia en la Argentina debe darse el debate de cómo resolverlo”.

“Desde el Frente Marplatense no dudamos un segundo cuál es nuestra ubicación frente a la posibilidad de dar a conocer esta información, de difundir las características de un delito tan aberrante y que en su mayoría de las veces es secreto, oculto y donde la responsabilidad del abusador es cien por cien, donde hay violencia, sometimiento y en el que el 80 por ciento se da intramuros, en el seno familiar”, agregó.

Durante la exposición Rozanski valoró la reacción social de condena que mostró la sociedad ante las medidas tomadas por jueces como Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués, del Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires, que redujeron la pena de una persona acusada por el abuso sexual de un niño de seis años al considerar que tenía ‘tendencias homosexuales’.

La nueva Argentina abraza a ese niño y nuestro país se merece mejores jueces. Los camaristas que firmaron el fallo son peores que el victimario porque tomaron su decisión con los recursos que el Estado puso en sus manos, con los códigos que los legisladores elaboraron y el Poder Ejecutivo promulgó, con las convenciones que nuestro país ratificó y dio máxima jerarquía en nuestra Constitución”, subrayó.

“En la Carta Magna de nuestro país están bien claras las leyes y las convenciones de protección a los niños, sin embargo hay jueces que los desprotegen, denigran, humillan y condenan, sosteniendo interpretaciones sobre hechos concretos y comprobados. Estas convenciones son las mismas que le garantizan a ese niño de seis años que ningún juez de la Nación lo va a agredir cobardemente en el nombre de algún Código al que le dan el sentido que sus propias perversiones indican”, sentenció.

Finalmente, el juez afirmó que “nuestro país merece mejores jueces que los que ofendieron a ese niño y nadie dude que los tendremos. Sólo hay que sacar los estrados y elegir buena gente para que desde abajo, al mismo nivel que el resto de la sociedad, ejerzan su responsabilidad con sensibilidad y sensatez”.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: