El secretario de Seguridad municipal, Rodolfo Manino Iriart, destacó el fallo del Tribunal Oral Criminal 1 que condenó a Pablo Orellano de 28 años por un feroz asalto en 2013 en el barrio Constitución.

Orellano, junto a un cómplice no identificado, ingresaron de noche a una casa de Esquiú a 1400 tras romper la puerta. Adentro hicieron vivir durante tres horas una verdadera pesadilla al matrimonio. Al hombre lo ataron, casi lo asfixian y lo sometieron a una dura golpiza. A la mujer también la golpearon.

Iriart manifestó que “los delincuentes que tienen desprecio por la vida y por la integridad física de las personas, deben estar presos. Por eso vemos con buenos ojos la reciente sentencia de la Justicia de Mar del Plata que condenó a 18 años de prisión al autor de un brutal robo a un matrimonio”.

“Los jueces tuvieron en cuenta distintos agravantes para emitir esta sentencia que resulta ejemplificadora”, dijo Manino Iriart. Y agregó: “No queremos manos dura ni mano blanda, queremos mano justa”.

“Venimos sosteniendo hace tiempo que además del apego al derecho y el respeto de las garantías constitucionales se debe actuar con sentido común, escuchando a las víctimas directas y a la comunidad toda”, señaló.

El funcionario remarcó que “los ‘chacales’ como estos, tomando la definición de uno de los jueces, tienen que estar en la cárcel y pagar por lo que hicieron”.

La sentencia dada a conocer hace unos días, fue dictada por Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: