El obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, presidió la celebración del 110º aniversario de la dedicación de la Catedral.

Se trata de una tradición muy antigua que figura en la Sagradas Escrituras donde todos los años se celebraba la fiesta de la dedicación del templo de Jesursalén.

“El aniversario de la dedicación del templo, se trata de algo más que un cumpleaños del edificio, en lo profundo está el misterio del templo y de la Iglesia, como templo donde Dios habita”, dijo el obispo en su homilía.

Monseñor Marino hizo referencia al estado de la Catedral al señalar que “los templos se van desgastando, como este, en el que se pueden ver las redes que tuvimos que poner, para sostener los desprendimientos que sufrimos hace más un año“.

“Como obispo debo preocuparme por mantener el esplendor del templo y estamos en eso, intentando lograr contactos nuevos para que se pueda llevar a cabo la restauración de este hermoso templo, que es el tercero en importancia a nivel país, primero el santuario de Luján, luego la Catedral de la Plata, y el tercero nuestra Catedral”, agregó.

Por otro lado, al finalizar la misa, recordaron que la Iglesia Católica comienza el tiempo de Cuaresma, de preparación hacia la Pascua, con el miércoles de ceniza. Monseñor Antonio Marino, presidirá en la Catedral, la misa de 20 horas con la imposición de cenizas en la frente de todos los fieles.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: