Dos casos ocurridos esta semana en Mar del Plata volvieron a poner en el tapete el rol de la justicia y del Estado con respecto a los menores en conflicto con la ley penal.

Se trata de dos jóvenes de 16 años que estuvieron implicados en casos que conmocionaron a la opinión pública como fueron los crímenes de los taxistas Rubén Cufré y Mario Riera.

El primero de ellos confesó haber matado a Cufré en setiembre de 2014, pero como en ese momento tenía 15 años era inimputable.

En aquella oportunidad, la Justicia resolvió que recibiera un programa de reinserción en el centro que se había habilitado en el Paraje San Francisco, pero al poco tiempo el menor dejó de asistir.

El pasado martes fue aprehendido en el barrio Centenario tras una persecución a raíz que había protagonizado con otros dos malvivientes, tres robos.

El menor se encuentra alojado en el Centro Cerrado de Batán y la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil solicitará su prisión preventiva.

MAFALDA, OTRA VEZ

En las últimas horas fue aprehendido otro menor de 16 años que estuvo sospechado de participar en mayo pasado en el crimen del taxista Mario Riera.

Por ese hecho quedó en libertad a mediados de junio ya que no se pudo determinar su participación y eso derivó en una manifestación de taxistas a Tribunales.

Este jueves protagonizó, junto a otro joven de 16 años, el robo de un automóvil y de otros dos ilícitos y tras una persecución fueron aprehendidos en Cerrito y Lebensohn, luego que colisionara el auto contra una columna.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: