El casi seguro aumento del boleto por segunda vez en poco más de 60 días causó el rechazo generalizado de los usuarios del transporte público de pasajeros y así lo reflejaron a través de las redes sociales y a través de los medios periodísticos digitales, radiales y televisivos.

Los empresarios del transporte nucleados en la CAMETAP volvieron a solicitar al municipio que se les otorgue otra suba del boleto plano, el cual ya había sido aumentado en el mes de diciembre.

Apelando a la connivencia de algunos medios, los transportistas volvieron a esgrimir sus argumentos de lamento, poco margen de ganancia, suba de los costos y medidas inflacionarias, para poner presión y aguardar que el Concejo Deliberante otorgue otro aumento.

En la actualidad, la tarifa está en 5,90 pesos y los empresarios pretenden que se lleve a 7,40 pesos.

A partir del próximo lunes este tema será tratado en la comisión de Transporte, aunque se descarta que se permitirá un incremento, aunque quizás en un porcentaje menor al que exigen los transportistas.

El estudio de costos del municipio será determinante para definir el valor del boleto.

Mientras tanto, los usuarios volvieron a insistir en que el servicio que se presta no cumple con las expectativas y cada vez funciona peor.

Muchos le pidieron al intendente Carlos Arroyo que no permita otro golpe contra el bolsillo de la gente.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: