Internet es una herramienta cotidiana tanto para niños como para adolescentes, ya que la utilizan para sus relaciones sociales, su educación y entretenimiento. Así como ellos pasan cada vez más tiempo navegando, la tecnología evoluciona para llevar tranquilidad a los padres, gracias a las apps de control parental que les permiten saber dónde están y que ven.

En la actualidad es importante comprender que tanto en el mundo digital como en la vida real, los chicos están expuestos a constantes peligros. ¿Qué sitios están navegando? ¿Qué fotos reciben? ¿Con quién hablan? ¿Están donde dicen estar? Estas son algunas de las preguntas que los padres se hacen constantemente sobre el consumo digital de sus hijos y su ubicación cuando están fuera de casa. Para su tranquilidad, la tecnología se presenta hoy en día como un aliado que permite disminuir los peligros a los que están expuestos sus hijos.

En lo que respecta a la seguridad personal y la de nuestros seres queridos, el desarrollo de apps mobile es cada vez mejor recibido en los hogares de todo el mundo, sobre todo por sus funcionalidades preventivas.

Por ello, en las tiendas de descarga pueden encontrarse diversas aplicaciones para Android, muy populares, pensadas para el control y prevención parental. Algunas de ellas son: Control Parental SecureTeen, Sygic Familiy; Life360; mamaBear; Kids Place; Questodio; Norton Family, etc.

Asimismo se destaca Suricata, la aplicación para Android recientemente desarrollada por MovilGate, empresa líder en soluciones móviles, que consiste en una solución de marca blanca de control parental que no sólo guarda el historial de sitios visitados por el móvil sino que cuenta con un botón de pánico, que al ser activado dispara un alerta a un número de celular específico o bien, determinadas las coordenadas de ubicación habitual del niño, envía un alerta cuando se registre un cambio en la geolocalización no programado.

Pero a todo esto ¿qué es exactamente un software de control parental? Sonia Rizzitano, Gerente de Vas y Marketing Móvil de MovilGate, lo define como “las herramientas que permiten a un usuario controlar y/o limitar el contenido y funciones de un dispositivo móvil a modo de seguridad y prevención”.

Asimismo Rizztano detalla que las funciones que suelen incluir este tipo de herramientas se resumen en:

Creación de listas negras: Esto hace referencia a que los padres pueden limitar determinados usos del dispositivo, incluyendo a la lista negra páginas webs, aplicaciones y también frases o palabras que se crean no aptas.

Análisis: Gracias a un panel de control con usuario y contraseña, los padres podrán consultar el historial de navegación de su hijo, y el tiempo de uso que tiene del dispositivo por día o semanalmente.

Geolocalización: A través de un sistema GPS instalado en el dispositivo del niño o adolescente, los padres pueden captar la ubicación del mismo. Algunas aplicaciones incluso permiten establecer un “área segura” de donde el niño no debería salir, y si cruza a la calle de al lado, los padres reciben una alerta que les informa que abandonó la zona de control. Las más avanzadas ofrecen la posibilidad de activar la cámara del móvil y ver a través de ella.

Determinación de horarios de uso: permite a los padres marcar horarios de utilización del dispositivo, donde fuera de los mismos el dispositivo no se podrá encender.

Si bien las aplicaciones de control traen tranquilidad a los padres, es importante y necesario que ellos entablen un diálogo con sus hijos, tanto para informales sobre la instalación de la herramienta en su Smartphone o Tablet, como para forjar una relación de confianza con ellos, a fin de que no se sientan invadidos.

“No se trata de controlar la vida de los demás, sino de hacer del celular un instrumento que además de servir para comunicar y entretener, sea útil para prevenir y alertar sobre situaciones riesgosas y / o delictivas”, comentó Rizzitano.

Así, el ideal consiste en encontrar el equilibrio entre control parental y confianza mutua, ya que los chicos, más aún los adolescentes, pueden evadir los límites que sus padres pongan a la utilización de sus dispositivos.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: