Tres falsos peregrinos fueron detenidos por la AFIP, en distintos controles en la frontera con Paraguay, cuando quisieron entrar al país más de 12 kilogramos de pasta base de cocaína y dos armas de guerra semiautomáticas cargadas.

La AFIP, a través de la Aduana, secuestró más de 12 kilos de pasta base de cocaína en el puerto Pilcomayo, en un vehículo paraguayo que cruzó en balsa desde el Puerto de Ita Enramada (Paraguay) a Clorinda provincia de Formosa, el mismo día que el Santo Padre arribaba a la República del Paraguay.

El conductor del auto especuló que con los cientos de miles de fieles que cruzan la frontera con Paraguay para ir a ver al Papa, podría burlar los controles de la AFIP en el ingreso al país.

Nada más alejado de la realidad: los canes entrenados del organismo que estaban en la frontera para el operativo especial fueron los que descubrieron la droga en uno de los parantes laterales del vehículo.

Cuando el Toyota Allex intentó ingresar al país y como estaba dentro de los perfiles de riesgo de la Aduana, se procedió a una inspección perimetral con Ringo, uno de los canes detectores de drogas y divisas, que “marco” el lateral trasero del auto.

Los canes Totem, Gabito y Luna (destinados a la frontera como parte del operativo especial por la visita del Santo Padre) confirmaron la marca de Ringo.

Luego de estos claros indicios, los funcionarios aduaneros desarmaron esa parte del vehículo y descubrieron 12,75 kilogramos de pasta base de clorhidrato de cocaína fraccionados en 41 pequeños “ladrillos”.

Armas de guerra cargadas

En el Puente Internacional San Ignacio de Loyola que une las localidades de Clorinda con Puerto Falcón, a pocos kilómetros de Asunción, funcionarios aduaneros secuestraron dos pistolas de guerra cargadas en controles sobre un auto de origen extranjero y otro argentino.

El personal de la aduana local conjuntamente con los refuerzos destacados en la frontera con motivo de la visita del Santo Padre a la Ciudad de Asunción, y a través de la utilización de perfiles de riesgo, detuvieron a un ciudadano paraguayo y a otro argentino que intentaron entrar al país dos armas de guerra cargadas escondidas en sus autos.

En el primer caso, se detuvo a un ciudadano paraguayo cuando intentó entrar al país una pistola Glock 9 mm escondida en el interior de un Hyundai Veracruz (con patente de Paraguay), que además de estar cargada, tenía aparte otro cargador con 14 balas.

En el segundo caso, se detuvo a un ciudadano argentino al momento de querer ingresar al país una pistola Taurus, cargada con 15 proyectiles, escondida en una gaveta debajo del asiento del conductor.

La autoridad judicial interviniente también decidió el secuestro del arma y la detención de su portador.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: