Chris Pine y Tom Hardy encarnan a dos agentes de la CIA que son los más mortíferosdel mundo, además de inseparables camaradas y amigos íntimos hasta que ambos seenamoran de la misma mujer (Reese Witherspoon). Quienes en el pasado contribuyerona aplastar a naciones enemigas enteras, recurren ahora a sus incomparableshabilidades y a una colección inacabable de artilugios de alta tecnología paraplantar cara al peor enemigo al que cada uno de ellos se haya enfrentado jamás:su respectivo ex amigo del alma. 

Franklin Delano Roosevelt Foster, más conocidocomo FDR (Pine), es apuesto, distinguido y seguro de sí mismo, y posee unahabilidad preternatural para atraer a las mujeres guapas. Su mejor amigo ycamarada James, por otro nombre Tuck (Hardy), es atractivo, aunque de faccionesduras, y peligroso, pero en cuestiones románticas no está a la altura de sucolega. Su estilo sin rival, unido a sus formidables aptitudes para misionesclandestinas y su buena planta, los convierten en los mejores de entre losagentes de la CIA. Peroel antiguo vínculo personal y profesional de FDR y Tuck se ve puesto a pruebacuando, sin darse cuenta, comienzan a salir con la misma mujer. 

Ésta no es otra que Lauren Scott (Witherspoon),evaluadora principal de productos de una destacada publicación de defensa delconsumidor. Su conocimiento de productos, desde hornos a teléfonosinteligentes, apenas conoce límites y en su lugar de trabajo se muestra comouna experta directiva. Lo que no se le da bien a Lauren es entablar relacionescon hombres, hasta que su amiga del alma, Trish (Chelsea Handler), se hacecargo de la situación e inscribe a Lauren en un servicio de contactos enInternet al que Tuck ha dado su nombre, recientemente y a regañadientes. 


En la primera cita de Tuck y Lauren saltanchispas y todo resulta muy prometedor. Después de haberse despedido, Laurenentra en una tienda de vídeos, donde, por casualidad, FDR anda en busca de otraconquista romántica que añadir a su historial. Sin saber que Lauren acaba deverse con Tuck, FDR se siente intrigado cuando ella ignora sus insinuaciones.Lauren acaba cediendo a la encantadora estrategia de “no aceptar un no” que pone en práctica FDR y accede acelebrar una cita.

Lauren no puede creer que tenga tanta suerte. Hapasado de estar sola a citarse con dos hombres perfectos y de plantainmejorable. Entretanto, sus pretendientes no tardan en darse cuenta de queambos se sienten profundamente atraídos por la misma mujer, y sus instintoscompetitivos entran en acción. Se establecen las reglas de juego. Que gane elmejor. La amistad se transforma en inquina, y salen a relucir todas lasjugarretas clandestinas del manual.

Esto supone graves conflictos. Esto es laguerra.

Compartir
Artículo anteriorLa CTA marchó en defensa de los trabajadores
Artículo siguienteCristina: “La F1 vuelve a la Argentina y se correrá en Mar del Plata”

Periodista recibido en Instituto Superior deporTEA en 1999. Redactor de Puntonoticias desde 2004. En radio La Red FM 91.3 está a cargo del área periodística y desde 2000 conduce programa al mediodía “Mar del Plata en La Red”. Columnista en programa Primera Tarde en Radio Mitre FM 103.7. Además es corresponsal de La Red Am 910 Buenos Aires y fue productor de móvil para Telefé Noticias. Realizó cobertura de eventos internacionales tales como Cumbre de las Américas, Festivales de Cine, Ferias de Turismo, entre otros.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: