Se trata de parte del fémur de un perezoso terrestre gigante y fragmentos del caparazón de un Gliptodon, una especie de armadillo que habitó nuestra zona hace 700 mil años.

Especialistas del Museo Scaglia trabajaron para recuperar y clasificar esta nueva evidencia paleontológica. El hallazgo aporta datos sobre la coexistencia de diversas especies en el denominado período bonaerense.

Personal de Vialidad y Alumbrado Mar del Plata halló restos fósiles mientras realizaba excavaciones para extraer diferentes materiales de una cava ubicada detrás del predio de la Ruta Provincial 88 que ocupa el mencionado ente descentralizado.

El hallazgo fue comunicado al secretario de Cultura del Municipio de General Pueyrredon, Leandro Laserna, quien dispuso que los profesionales del Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia se acercaran al lugar para corroborar lo hallado y poner en resguardo el material.

Para ello, el paleontólogo Matías Taglioretti (IGCYC – UNMDP) junto con el jefe de departamento de Paleontología del Museo, Fernando Scaglia y María Victoria Sarasa se acercaron al lugar del hallazgo acompañados por la Licenciada Georgina Loustau, Jefa de Compras del Emvial y aficionada a la paleontología.

Para sorpresa de los especialistas, se encontraron con 3 ejemplares fósiles diferentes en una cava de unos 12 metros de profundidad.

Por una parte, se encontró una porción proximal de fémur perteneciente a un mamífero del grupo de los perezosos terrestres gigantes llamado Lestodon que significa “diente ladrón”.

Esta era una especie que medía 4 metros de largo por 2 metros de alto y llegó a pesar 4 toneladas. Se alimentaba de pastos y arbustos para lo cual poseía dientes de crecimiento continuo.

En tanto, los otros dos individuos encontrados en la cava pertenecen al grupo de los armadillos gigantes conocidos como Gliptodontes, del género Neosclerocalyptus, con un largo de 2 metros y un peso de 250 kilogramos. Se trata de diversos fragmentos del caparazón de estos gliptodontes, que se caracterizan por su típica forma de roseta.

Ambos restos se encontraron en niveles geológicos que representan antiguos depósitos de ríos y arroyos que surcaron la zona hace aproximadamente 700 mil años atrás.

Estos hallazgos resultan importantes ya que en las paredes de la cava se observaron numerosas paleocuevas que produjeron distintas especies de armadillos gigantes, y que solamente suele observarse en esta parte del mundo, conformando un hecho específico del denominado período bonaerense.

En tanto, el hecho de haberse hallado los restos de dos especies diferentes aporta datos sobre la coexistencia y convivencia dentro del mencionado período, ya que el registro paleontológico nunca se halla en forma completa y este tipo de circunstancias ayudan a definir rasgos característicos de la vida de hace 700 mil años.

Es preciso destacar la importancia de dar aviso al Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia en cuanto se encuentran materiales que pudieran ser de interés científico, ya que el trabajo de los especialistas permite ampliar y dimensionar el patrimonio paleontológico local en beneficio de toda la comunidad.

Los estudios paleontológicos en Argentina son los más antiguos y desarrollados de América Latina y Mar del Plata y su zona costera es una importante reserva de restos fósiles que dan cuenta de importantes descubrimientos sobre antiguas especies, por ello desde el Municipio de General Pueyrredon se presentó un proyecto de ordenanza ante el Concejo Deliberante para declarar a nuestra ciudad Yacimiento paleontológico excepcional.

En este contexto se enmarca, por ejemplo, el descubrimiento del Llallawavis Scagliai, un ejemplar de ave gigante cuyos restos fósiles encontró el personal del Museo en Playa Los Lobos y alcanzó una trascendencia internacional debido a que su estado de conservación permitió conocer características hasta ahora nunca vistas en esta especie.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: