El próximo viernes, a las 11, se llevará a cabo un acto en la Escuela Primaria 14 “Cristóbal Colón” del barrio Punta Mogotes, donde se homenajeará a Julio Rubén Cao, único docente caído en la Guerra de Malvinas.

En el marco de un proyecto educativo, la escuela impondrá el nombre del docente al aula de 4to. B del turno mañana, de reciente creación.

La maestra de esaa división, Paula Rivero, explicó que la idea surgió durante el mes de abril cuando se abordó el tema de Malvinas y se leyó una carta del soldado Julio Rubén Cao que envió el Ministerio de Educación, ya que era el único maestro que fue a la Guerra.

Julio fue de manera voluntaria, ya que tenía 21 años y trabajaba en una escuela de Laferrere. Falleció el último día de la guerra en Monte Longdon y es uno de los soldados que su cuerpo no ha podido ser identificado.

Al momento de iniciada la guerra era Pascuas y no pudo despedirse de sus alumnos y desde Malvinas envió una carta a su directora con un mensaje especial para sus alumnos y desde hace tres años esa carta recorre las aulas cada 2 de abril.

La docente Paula Rivero destacó el impacto que tuvo este año esa carta entre los alumnos de 4to grado y tras investigar sobre la vida de Cao vieron que muchas escuelas hoy llevan su nombre.

La primera iniciativa de los chicos fue querer homenajear a este maestro que jamás se olvidó de sus alumnos.

A la ceremonia asistirá Delmira Cao, la mamá de Julio, que también ha estado muy involucrada con Malvinas.

LA CARTA

El siguiente es el texto de la carta fechada en Puerto Rivero, el 29 de abril de 1982, y que fue leída hoy durante el acto central por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, en Río Gallegos:

“A mis queridos amigos queridos alumnos de 3* D: No hemos tenido tiempo para despedirnos y esto me tuvo preocupado muchas noches aquí en las Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi deber de soldado: defender nuestra bandera.

“Espero que ustedes no se preocupen mucho por mí, porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso cóndor, y le vamos a decir que nos lleve a todos al “país de los cuentos”, que como ustedes saben queda muy cerca de Las Malvinas. Y ahora como el maestro conoce muy bien Las Islas Malvinas no nos vamos a perder.

“Chicos quiero que sepan que a la noche cuando me acuesto, cierro los ojos y veo cada una de sus caritas pequeñas riéndose y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con Uds. Quiero que se pongan muy contentos y que estudien mucho porque su maestro es un soldado que los quiere y los extraña.

“Ahora solo le pido a Dios volver pronto con ustedes. Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.

“Señora además desearía hacer llegar mi recuerdo y saludos a todo el personal: a la Sra. Silvana, al Sr. Galo, Cristina, Nora Mercedes, Bárbara, Isabel y a todos los docentes de mi turno y de la escuela. A la Sra. Alicia quisiera que sepa qué extraño mucho su mate de las 13 hs, y espero pronto volverlo a saborear ya que aquí el desayuno es una especie de mate cocido mezclado con cal de albañil y hasta un poco de cemento, nada de azúcar.

“Habiéndole distraído demasiado su atención pero sintiéndonos por un instante con ustedes. Me decido a concluir estas líneas con la esperanza de encontrarme a la brevedad con ustedes. Afectuosamente. Julio”, concluye la misiva.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: