SONY DSC

El precandidato a Intendente por la UCR, Gustavo “Tato” Serebrinsky se reunió con vecinos del barrio Playa Serena, al sur de la ciudad.

En ese ámbito, el dirigente radical resaltó que “en cada mateada nos encontramos con gente como ustedes, que realmente quieren que las cosas cambien. Y nosotros estamos para eso, para unirnos con una propuesta política que permita un cambio genuino al actual modelo de gestión agotado”.

En esta oportunidad, el Pastor Gabriel y su esposa fueron los anfitriones, junto a una veintena de vecinos que se acercaron para contar sus problemáticas y escuchar las alternativas que desde la propuesta se están desarrollando con vistas a ese cambio que gran parte de la sociedad está reclamando de cara a las elecciones.

Al respecto, Serebrinsky indicó que “nos encontramos con vecinos que están muy preocupados por el contexto general en el que vivimos, les preocupa la falta de contención que tienen los niños y jóvenes y la ausencia del Estado, cuando se dan situaciones en las que los padres no tienen trabajo o su salario es ínfimo”.

En su barrio, viven alejados de la zona urbana pero están en un espacio altamente poblado, al que se llega por un camino de quintas que tiene muy escaza iluminación. Como resultado de esa poca atención que el gobierno municipal les brinda, desde hace unos cinco años comenzaron a sufrir robos y variados hechos de inseguridad.

Frente a esto, Serebrinsky planteó que uno de los puntos centrales de su futuro gobierno será poner en marcha un Plan de Recuperación e Integración de los Barrios. El precandidato radical resaltó que ese Plan tiene como meta “mejorar la infraestructura urbana y promover diferentes políticas públicas dirigidas a la integración de las personas en su comunidad y a la interrelación con las otras comunidades”.

Gabriel y su esposa atienden su Iglesia, a la que periódicamente asisten unos 20 niños a tomar la leche. Se basan en el esfuerzo propio, aportando de su salario y recibiendo las donaciones que algunos comerciantes de la zona y vecinos realizan solidariamente.

Serebrinsky destacó este esfuerzo “de gente de gran corazón, que se preocupan sinceramente por los que menos tienen con muchas ganas de generar cosas positivas. Reemplazan la falta de asistencia que el Gobierno nacional y el local debieran prestarle por ser sus obligaciones indelegables”.

En el final, Gustavo “Tato” Serebrinsky agregó que “los vecinos de Serena, como de tantos lugares a los que nos han invitado a conversar sobre el futuro, están pidiendo un cambio. Y nuestro equipo ha tomado el compromiso de asumir esa responsabilidad de generar este cambio que la sociedad demanda”.

Deja un comentario

Dejanos tu opinión con Facebook

Comentarios: